oisés salvado de las aguas® PRO NUEVA RAZA HUMANA

 

 

EL VIRUS A (H1N1) Y LA PAZ DE LOS CERDITOS

 

Si hay un animal sincronizado con la era del calentamiento global, ese debe ser la salamandra. Muy común es verla en las casas de piedra abandonadas, tan quietas que los mosquitos casi siempre son víctimas de un veloz movimiento de su lengua. Las hay de varios tamaños; les gusta poner sus huevecillos en las cenizas, aunque de movimiento rápido y ágil, el contraste esta en su quietud, el cual es un misterio, pues se dice que se alimenta de su propio fuego. Lo especial es que si por algún accidente se les cae la cola, a pesar de estar separada por algún tiempo, continua retorciéndose y si pierden una patica u otro miembro, les crece nuevamente, se reconstruyen a si mismas (al revés de lo que pasa al ser humano, cuando tiene problemas de diabetes). 

Pero el cerdo en cierta manera no se le queda atrás, tiene un hígado inteligente a prueba de fuego, el cual contribuye a separar de lo que come los nutrientes de los desechos o “venenos” para su organismo con tanta perfección que aun lo que para otros animales ha sido estiércol puede ser alimento para él, no así sus excrementos que no resultan ser alimento para ningún otro animal. Lo que sobra de la comida en los restaurantes entre más dañados por tanta juagadura de manos, pasan a ser un manjar exquisito; la cantidad de fuego que logra acumular como defensas, lo hacen invulnerable incluso a la mordedura de cualquier serpiente venenosa, de ahí, que si el virus A (H1N1) logra matarlos debe ser devastador. 

Es por eso que algunas fritanguerías se están quedando sin clientela, la gente teme la contaminación; pero en opinión de muchos, es mayor el daño que hace el temor y la psicosis al momento de comer, que unas exquisitas chuletas bien fritas en un ambiente agradable y tranquilo, claro que un deportista de largo aliento o un vegetariano por activar la parte cardiovascular con tanto liquido o vasodilatadores, descuidan el poder del hígado, si por casualidad comen morcilla y demás fritos, corren el riesgo de intoxicarse, porque órgano que no se utiliza se atrofia. Como entender que para lo que a unos alimenta, para otros puede ser tóxico o “veneno”; un hígado inteligente, equilibrado o evolucionado es aquel que coadyuva a separar “lo fino de lo grosero” y que logra retroalimentarse a si mismo para beneficiar a las demás partes del cuerpo. 

La noche y el hígado parecen estar muy relacionados, pero hay que estar atentos porque en la noche se mueven los insectos chupasangre, como zancudos, vampiros o murciélagos, que con el simple revoloteo persistente sobre las orejas de los cerdos, modifica el metabolismo, crea hábitos degenerativos que lentamente aniquilan su salud. En verdad que más que luchar contra el virus A (H1N1), la lucha sería más bien contra el murciélago y más aun, contra los motivos que tiene el cerdo para hacer ruido con las orejas, ya que en un estado de quietud el cerdo sería ignorado por el murciélago, extraño animal que ha dado origen al estudio del sonido y el eco (cibernética). Claramente es más fácil hacer y repetir una carambola a siete bandas, que entender las acciones y reacciones mutuas, porque hasta la picadura de un zancudo, en el caso del ser humano, puede ser el resultado de vibraciones, humores, temperaturas, que inciden automáticamente. 

Presa fácil de las pandemias, es el hombre que tiene bajas las defensas. Los vampiros pueden representar los problemas que día a día aquejan a la humanidad, que hacen girar el cuerpo cuando esta dormido en forma no deseada, cuando esto pasa, seria de mucha ayuda un regulador biológico lunar, capas de impedir el dormir mal, un hipotensor que al mismo tiempo que active la función de hígado, baje la palpitación cardiaca, facilitando sueños reparadores, intentando lograr lo que dice el viejo aforismo alquílico: “el sol bebe de la luna, la luna bebe del sol”, una extraña sincronización que da equilibrio y armonía, un modo de respirar saludable que impide la corrupción del azufre, el cual curiosamente ha tenido una mala reputación, se le considera sinónimo de demonio, haciendo la diferencia que una cosa es el azufre corrompido o dañado, que huele mal y otra diferente ese fuego vital componente indispensable para la vida.

Regulador biologico lunar



Inicio

Transmutacion.com