oisés salvado de las aguas® PRO NUEVA RAZA HUMANA

 

 

CIBERNETICA Y EL FUTBOL MODERNO

El “fair play” y el control al doping, permiten mirar nuevas perspectivas en cuanto a la preparación física del futbolista moderno.

La fuerza y resistencia pasa a ser reemplazada por el autocontrol (silicio), arte y sutileza. De ello dan cuenta los árbitros.

Garantizar la optimización de estas resultantes, es preparar al futbolista de una manera más sutil, estableciendo ya no cargas de fuerza, sino cargas de control que permitan la creación de nuevos vectores que sirven para dominar el stress y evitar la pérdida de una energía “eseral” combustible indispensable para el triunfo.

La preparación del futbolista moderno debe ser más integral, sus diversos órganos, mecanismos, sensaciones y emociones pueden ser sometidos a eneagramas o esquemas, ya que no se pueden sustraer a las influencias propias al entorno como en el caso de un clásico futbolero.

Hoy en día se sabe que la naturaleza es autorregulación (feed-back), y que existe un ecosistema, cuya alteración conlleva a la autodestrucción y esto se cumple para el futbolista, el cual no puede obtener fuerza y resistencia por medio del doping, sin producir desequilibrios internos, pues no solamente tiene un ecosistema corporal sino unos relojes biológicos que trabajan a ciertos ritmos y que se hace imperativo comprender para no correr el riesgo de un colapso en plena competencia. El afinamiento de esos relojes biológicos es la llave del éxito.

Así pasa, que el jugador (y también el espectador) después de un partido nocturno difícilmente logra tener un sueño normal en la noche y por tal motivo pierde reflejos, sus reacciones son en décimas de segundos más lentas y sus movimientos en el juego se hacen predecibles (mecanicidad), esto es porque el ritmo circadiano se descompensa junto con los ritmos digestivos, inseguridad, derrota, etc. En síntesis, las impresiones los han indigestado y éstas de noche, si que hacen daño.

Por ello, la tarea del preparador físico es inducir por medio de ejercicios cibernéticos, la eliminación de sustancias psicotóxicas, teniendo en cuenta también el ajuste del metabolismo día y noche. (Con la motivación del director técnico, es muy poco lo que se logra).

Decir que para la preparación del futbolista moderno se deben tener en cuenta sus “maquinarias” internas procesadoras de comida, aire e impresiones, parece ser muy novedoso o sea que hay indigestión también del aire, y ni que decir de indigestión o intoxicación de la comida, sobre todo después de la derrota.

Los jugadores modernos saben que un encuentro entre dos equipos de fútbol es un encuentro de energías, donde gana el que haya almacenado mayor cantidad en los entrenamientos y concentraciones, por ello  se ejercitan en no dejarse desestabilizar por injurias y juego malintencionado del contrario (para evitar lesiones); luego un máximo de rendimiento con un mínimo de energía o hacer que el máximo de acciones sean adecuadas para un fin determinado, es asunto de autocontrol.

El fútbol debe ser un espectáculo para el público y no el público un espectáculo para los equipos de fútbol; los aficionados buscan ser recompensados a través de la energía que transmutan los artistas, la que debe ser de buena calidad; quieren ver un intercambio mutuo de acciones y emociones, desean que su equipo deje TODO (aquí el todo es siempre mayor que la suma de las partes) lo que tiene en el campo de juego, es decir no solamente fuerza y resistencia, sino también, voluntad, poder, querer, energía, triunfo.

La energía puede ser el resultado de la creación de dos campos de fuerza bien armonizados, siempre positivo – negativo, caos – control, fuego – agua, ó yin – yan, etc. Por eso en un encuentro de fútbol, donde las diferencias no están marcadas, el equipo que tenga más energía “eseral” es el que gana, aquí la táctica es importante y la palabra demolición, si que tiene sentido (presing).

“Solo conociendo cada tornillo, cada ruedecilla de la maquina humana, se puede saber lo que hay que hacer”
J.I. Gurdjieff.



CÓMO PREPARAR UN CAMPEÓN DE FÚTBOL
(Gamos vs Leones)

A nadie le gusta ser un perdedor. Muchos equipos de fútbol tienen en sus escudos un león como símbolo de poderío, otros como símbolo de combatividad, de garra. Si profundizamos un poco su significado es muy complejo. Si alguien quiere ser un futbolista de élite, debe tener algunas cualidades innatas, por ejemplo un cuello como el de un león. Éste es el rey de la selva y a pesar de su tamaño no siente miedo enfrentarse a animales más grandes que él. Desde pequeño es entrenado para eso, si tiene alguna debilidad será destruido por sus congéneres. Cuando es adolescente se aleja de la manada y en solitario entra en un proceso de mutación; se le desarrollan sus gónadas, lo que hace que le crezca una melena abundante, especialmente en el cuello; al mismo tiempo que sus huesos y sus músculos se hacen muy resistentes. La prueba de fuego es cazar en solitario con la nota grave de su rugido crea desconcierto en los pastizales y empieza un pressingcontra búfalos, cebras, gamos, etc., los que al sentirse acechados corren y corren mientras que el león monta toda una estrategia con paciencia dosifica sus fuerzas y presiona hasta que la conmoción y el caos se apodera de las manadas. Así hace que algún búfalo cometa una locura, el león instintivamente sabe que esa nuca lo espera a pesar de que esa nuca es muy grande y tiene una fuerza descomunal, de ahí que no se puede cometer un desatino, solo basta que el búfalo cometa otro error para que el león le toque hasta con sensibilidad las adrenales y el búfalo cae porque una cosa es correr para huir y otra correr para ganar.

Cuando el león tiene hambre alcanza un pique de más de 55 km.h, a más hambre el metabolismo tiende a descompensarse a esa velocidad, rastrillarse las uñas, hacerle caer y con sus fauces cogerle la nuca es una demostración de precisión y dominio de la situación; esto es como un futbolista cuando entra a la zona de candela en un borbollón y sin titubear ve las cosas claras, dribla y mete un gol por todo el ángulo.

El león tiene que saber que las manadas lo podrían pisar, casi nunca se deja coger en fuera de lugar, esto podría ser fatal. Si se grabara en cámara lenta, teniendo en cuenta el color dorado de su piel, parece que lo que corre es una llamarada de fuego, ya que la eclosión cuando corre es el resultado de su sangre caliente y el detonante es su fuerza testicular.

Es rey de la selva y no necesita demostrarlo ni gastar energía haciendo alarde, se tiene confianza y a veces ni siquiera tiene necesidad de cazar, pues la leona es la que trae la presa.

León el símbolo más famoso de la Alquimia, es el símbolo del sol, el masculino, el yang, el espíritu que un triunfador lleva por dentro y como se sabe solamente come carne de animales que coge corriendo, huyendo y esto no le causa ningún daño, nunca se le ve con gota, artrosis, arteriosclerosis…

Después que comen duermen mucho tiempo, con una paz absoluta, lujo que no se puede dar ningún otro animal, la realidad es que este es otro animal adaptado a la era actual, pues la aceleración de su corazón por el calor lo hará más temible, así puede llegar a 61 km.h, en estado normal.

El gamo, plato exquisito del león, es todo un vegetariano, esta capacitado para huir su yin alcanza el máximo de su perfección es el alma de un velocista.

Mientras nadie moleste al león, toda esa carne que se come la transmuta a pesar de que el fuego del sol hace oler a feo la que sobra, solo unas cuantas moscas lo asedian, pero las hienas a lo lejos captan la carroña, son atraídas, la lucha por la supervivencia las vuelve fastidiosas y entre querer y no querer agreden por detrás, amagan una y otra vez morderle la cola al león y el movimiento de cabeza de un lado para el otro afecta ostensiblemente su naturaleza; este podría ser su punto débil, ni su mirada felina logra ahuyentarlas, sobretodo en noches de luna llena.

Gamo y león, alma y espíritu, dos pistones que todos llevamos dentro cual debe predominar en un campeón de fútbol las dos fuerzas se necesitan mutuamente a pesar de ser antagónicas el gamo internamente necesita el poder del león y el león necesita la cualidad del gamo, de correr, pero el fútbol no es atletismo, hay que mirar al adversario cara a cara, confrontarlo, chocarlo lealmente en busca del balón, sin miedo rozarlo, someterlo, vapulearlo futbolísticamente con arte, con plasticidad, con dominio.

A veces acontece que si un jugador esta bien fundamentado, sabrá controlar el balón, pero al frente tiene un adversario y siente temor para vencerlo, más que saber, hay que ser una cosa, es querer y otra poder posiblemente en estos casos prevalece el gamo, el pistón negativo.

Se entiende que hoy en día en muchos países del mundo hay verdaderos laboratorios para sacar verdaderos campeones mundiales, especialmente en el ciclismo, atletismo y demás deportes donde solo unos pocos músculos del cuerpo son los que actúan, aquí el gamo podría ser un símbolo apropiado. Pero en el caso de un futbolista hay que optimizar otros músculos más sutiles, pero más poderosos, un chut de un balón no solamente debe llevar la fuerza de las piernas, sino también la fuerza de la voluntad.

Si se quiere armonizar el león y el gamo que todos llevamos dentro hay que convertir a cada jugador en un laboratorio en si en un atanor en una fabrica bioquímica, autosuficiente de tres pisos, capaz de producir su propio combustible, alguien que debe sufrir una metamorfosis permanente, que debe empezar a mutar sentimientos de derrota, en sentimientos de triunfo para conseguir un buen estado de anima, un “amansamiento” permanente por medio de ejercicios físicos, mecanismos y medicamentos para encontrar el brillo, la excelencia. De algo burdo como lo es el plomo, obtener algo que brille como lo es el oro, de hecho este es un trabajo de verdadera alquimia.

De acuerdo con las circunstancias actuales, la alquimia se presenta como una gran alternativa con relación a la optimización del futbolista actual.

La alquimia precursora de la química moderna, incluso de la cibernética es un arte como lo es el fútbol, un espectáculo donde hay contacto, acción, no todo el mundo puede ser figura, sino fuera así todos los hijos de los campeones también lo serian, cosa que muy rara vez sucede.

La alquimia arte mayor por excelencia, es una enseñanza orgánicamente coordinada, aunque en modo alguno esquemática donde el espíritu y el alma participan en la prueba permanente hacia la perfección.
 

Atanor

 

Atanor
Tomado de algun famoso alquimista contemporaneo.
Salta a la vista la cantidad de detalles que contiene, la imagen habla por si sola.
!Es maravillosa!
*Puede tener derechos de autor.


Inicio

Transmutacion.com