oisés salvado de las aguas® PRO NUEVA RAZA HUMANA

 

 

CÓMO SER INMORTAL
EL PASO DEL MAR ROJO

Quien vea cómo el agua nace de las piedras, probablemente cambie el concepto del cosmos y el microcosmos.

De este tema sabe más alguien que trabaje picando piedras en las canteras que un académico (Louis Pauwels).

La etapa primaria de la gran obra (volver a nacer) es la piedra negra que no ha recibido un fuego adecuado o que se ha pasmado análogo a la etapa por la cual atraviesa la humanidad; es esa lucha de la vida contra la muerte, caídas y mas caídas y luego se levanta aprovechando el rebote para coger impulso a veces cruel como cuando el león mata a sus cachorros o como Abraham intenta sacrificar a su hijo; la vida transcurre sin sentido como un sueño permanente de nunca acabar.

Mejor es no engañarse, conocer la realidad para encontrar la solución, volver al pasado y encontrar una época parecida en tiempos de Tobías y la aparición del Arcángel Rafael y como ayuda a la humanidad.

Explorar una nueva vida si se quiere salir del círculo vicioso de nacer, crecer, reproducir y morir, esto cuando la batería o servoalimentador de energía que le dota la madre naturaleza no alcanza para más.

Es necesario cruzar el mar rojo, así lo dicen los alquimistas, hay que pasar de la teoría a la práctica.

Pero la alquimia, como el gran Moisés, un poco es tartamuda porque a los “oídos” de los tiempos modernos, estos temas resultan disonantes. No salen las palabras cuando quien la va a escuchar no cree. Lo importante es conocer la gran obra del Ave Fénix que nace de sus cenizas.

Qué pasa si un viejo vuelve a ser como un joven, reactivando su reloj biológico, coxígeo, probablemente se consigue una muchacha y se entrega a los placeres mundanos, en ese caso todo será igual o peor que antes. La gran alternativa es aprovechar esa oportunidad para volver a nacer solvet et coogula o fijar el volátil, mágico, mercurio espiritual.

Cuando un viejo vuelve a ser como un adolescente, se le pierde “la hoja de ruta” sucede como un “movimiento telúrico” en el edificio de tres pisos llamado cuerpo – espíritu, se remueve la piedra angular, con las sensaciones, sentimientos, emociones, etc., hay un caos, nada sale bien para salir de este estado. Solo el Arcángel San Raziel, de color negro brillante o azul índigo como el plomo que tiene alguna afinidad con el oro, se dice que es un Arcángel cercano a Dios, su fuerza radica a la altura del plexo solar, se debe aquietar vibraciones destructoras, especialmente por la noche.

El renacer tiene su inicio ahí, lo que nace del espíritu, espíritu es, ya no se trabaja al vacío, esto será un verdadero laboratorio, un atanor con fuego ígneo, con la ayuda del nitric Acidum Homeopático se elimina la sal corrompida, con la fuerza invencible (psicoantídoto) del Arcángel Raziel, se fija el “mercurio”.


Así se crea la base sólida. Esta parte es clave. En el proceso la piedra toma varios colores, se eleva, se supone que eso pasa también en el mutante, por razones de logística a veces no se logra pero seguro que después del primer paso lo demás es cuestión de paciencia y trabajo interior, así como el gusano de seda prepara su celdilla, permanece encerrado en ella un tiempo y luego aparece una vistosa mariposa de radiantes colores.

Pero la batalla no es fácil, muchos glóbulos rojos quedan en el campo de “combate”, fuerza por vivir para crear callos en el alma.

En el segundo piso del edificio cuerpo – espíritu, se crea el embrión del espíritu, muchos alquimistas modernos se han esmerado estudiando la sangre humana, los alambiques fueron muy famosos en la antigüedad para sublimar la sangre, la penicilina cambio la historia de la humanidad, pero si alguien siente odio, envidia, lujuria etc., es tema del tercer piso, quizá se cometa el pecado de saltear algunas etapas que resultarían insignificantes al contemplar la venida del Señor Jesucristo a rescatar la humanidad del pecado y de la muerte. El espíritu de Cristo, el aire azul con su sonido purifican la sangre.

“Pues el espíritu o el aire sopla donde quiere y tu oyes su sonido más no sabes de donde sale, o a donde va; eso mismo sucede al que nace del espíritu” Juan III.8

“Yo no descargo el golpe, yo soy el golpe” dice un karateka.

Recibir a Cristo en el corazón no es lo mismo que recibirlo en la mente, en el estómago o en el plexo solar.

Digestión del aire y las impresiones (J.I. Gurdjieff) un estado despierto, el corazón, respiración, acompañada de un movimiento físico y la presencia del espíritu de Cristo con su magnificencia, esplendor y bendiciones purifican la sangre con un suave calor limpia de pecados, el alma se fortalece, etc.

Este proceso a una persona dormida le quedaría difícil.

Cuando Elías existió todavía no nacía el Redentor, se perdió ese privilegio, a pesar de eso fue ascendido en cuerpo y alma, y se perdió en el firmamento.


Inicio

Transmutacion.com